SOBRE SALVAJE

Salvaje nace en 2016 para de acercar la naturaleza a nuestros rituales diarios de cuidado y belleza. La eficacia de nuestros productos se basa en las sinergias de los ingredientes naturales que componen cada elaboración. Cada ingrediente se elige por un motivo concreto y se mezcla con los demás con el objetivo de potenciar sus efectos.

Ingredientes seguros

Los productos salvaje están hechos a base de ingredientes extraídos de la naturaleza que no han pasado por procesos agresivos de transformación. Son 100% naturales y cada elaboración ha sido meticulosamente pensada para que tenga unos efectos concretos en la piel. Estos son de la más alta calidad y pureza y cada producto se realiza de forma artesana siguiendo unos estrictos estándares de calidad para ofrecerte lo mejor de la naturaleza dentro de una botellita de cristal.

Todos los productos son libre de sulfatos, fragancias o aditivos sintéticos, derivados del petróleo o conservantes artificiales

Para todo el mundo

Salvaje es apto para todos las edades y géneros. No formulamos para un tipo de piel específico: nuestros productos están hechos para cualquiera que busque cuidarse y mejorar su piel sin comprometer su propia salud ni la del medio ambiente.

Nuestras formulas son curativas y preventivas al mismo tiempo, pensadas para sanar tu piel de hoy y mantener saludable tu piel de mañana.

Al elegir salvaje, estás contribuyendo con un pequeño negocio dirigido por una mujer joven apasionada de su trabajo. Mi misión es hacerte más sencillo amar tu propia belleza con una línea de productos naturales que cuidan y protegen tu piel, pero de verdad.

sobre mí

Mi nombre es Erika, nací en 1993 y vivo en Barcelona. Siempre he tenido una piel que cualquiera calificaría como «problemática»: acné, sensibilidad, rojeces, deshidratación… Todos los especialistas que vi desde los 18 años me recetaron medicamentos y más medicamentos para acabar el acné y luego, productos cosméticos sintéticos para mitigar los efectos que dejaban en mi cuerpo esos fármacos tan fuertes.

¿El resultado? A los 20 años, mi piel terminó totalmente destrozada y se tornó híper reactiva. Se veía afectada por el sol y no había cosmético capaz de calmarla o mejorarla. Incluso los cambios de temperatura me afectaban. Ya fuera por frío o calor, mi piel estaba constantemente irritada, roja y dolorida. Harta de ver como semana tras semana mi piel no lograba recuperarse, decidí dejar de usar todo lo que se suponía que era «adecuado» para mí y empecé a formarme y a realizar las primeras pruebas de cosmética natural en mí misma. En tan sólo unos meses, mi piel mejoró sustancialmente. A los 22 años, empecé a vender mis elaboraciones en marketplaces así como a familiares y amigos con muy buen feedback, así que monté mi primera web y empecé a vender los primeros productos oficialmente.

Hoy, 6 años después, he comprendido que la piel está conectada con nuestras emociones, y que para mantenerla sana también debemos mantenernos «sanas» por dentro, alineadas con nosotras mismas.

Espero que disfrutes de mis productos tanto como yo al crearlos.

Gracias por estar ahí,